Ley sobre prevención de las adicciones en menores en Galicia

Órgano o entidad impulsora: Dirección General de Salud Pública

Departamento: Consellería de Sanidad - Dirección General de Salud Pública

Estado actual: Consulta cerrada

Plazo en el que estuvo abierta la consulta: 23/04/2021 - 07/05/2021

Información sobre la norma :

Antecedentes:

En el año 1996 se aprobó la Ley 2/1996, de 8 de mayo, de Galicia sobre drogas, que proporcionó el marco normativo en el que se apoyan las medidas necesarias para reducir la problemática de las drogodependencias, tanto en lo que respeta a la prevención como a la asistencia y a la participación de la sociedad en el abordaje de este tema.

En el caso del tabaco se cuenta con una ley estatal que desde 2005 (y con varias modificaciones posteriores) regula la venta y suministro, el consumo y la publicidad de estos productos, y, en lo relativo al alcohol, Galicia fue pionera al aprobar en el año 2010 la Ley 11/2010, de 17 de diciembre, de prevención del consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad. Esta ley permitió, entre otros hitos, elevar la edad mínima de consumo de alcohol a los 18 años y restringir el acceso de las personas menores de edad a ciertos lugares donde se permitía la venta de alcohol.

Los antecedentes normativos relativos al cannabis están dispersos en normas genéricas como el Código penal (art. 368, incluido en el capítulo de delitos contra la salud pública) y la Ley orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana. En el caso del juego, contamos con una ley de 1985 que regula principalmente la actividad económica, estando en tramitación una nueva ley sobre este ámbito.

Problemas que se pretenden solucionar:

  • Elevado consumo de sustancias, legales e ilegales, por parte de la juventud gallega.
  • Incipiente desarrollo de problemática relativa a juegos, con o sin dinero, en la juventud gallega.
  • Edad temprana en la que la juventud se inicia en el consumo.
  • Dispersión de las normas relativas a venta, suministro, consumo, publicidad, promoción y patrocinio de las principales sustancias psicoactivas, con la consiguiente dificultad para su conocimiento por parte de la ciudadanía y de las instituciones.

Necesidad y oportunidad de su aprobación:

En 2019 se hicieron públicos los resultados de la última encuesta ESTUDES, que analiza cada 2 años las tendencias de consumo de los chicos y chicas que cursan enseñanzas secundarias en España (de 14 a 18 años). Según esta encuesta, las 3 sustancias psicoactivas más consumidas por la juventud gallega son el alcohol, el tabaco y el cannabis: el 72,5%, 35,9% y 25,7%, respectivamente, refieren que las consumieron alguna vez en la vida. Si analizamos los consumos en los últimos 30 días obtenemos los siguientes resultados, respectivamente: 50,9%, 22,9% y 15,9%. También preocupa el consumo de  hipnosedantes entre la juventud con un 16,1% alguna vez en la vida y un 6,3% en los últimos 30 días.

Por otra parte, en el 13,0% del alumnado de Galicia de entre 14 y 18 años se detecta un posible uso compulsivo de Internet, siendo los/las de 18 años los/las que registran la mayor prevalencia (16,6%).

A la vista de estos datos, la Consellería de Sanidad considera que es necesario y oportuno elaborar una nueva ley que englobe las diversas actuaciones y normativas autonómicas en materia de prevención de las conductas adictivas.

Esta intención fue avanzada por el conselleiro de Sanidad en una comparecencia parlamentaria y, con posterioridad, un acuerdo parlamentario del 11 de febrero de 2021 trasladó a la Xunta ciertas precisiones que el Parlamento de Galicia, por unanimidad, sugería para el contenido de la ley:

«El Parlamento de Galicia insta a la Xunta de Galicia a remitir a esta Cámara, a lo largo del año 2021, un proyecto de ley de prevenciones de las adicciones en menores que, centrando su atención en los menores de edad, asuma una visión que no haga una división estanca entre este sector poblacional y el resto y evite la criminalización y  estigmatización sobre los problemas existentes, integrando todos los agentes sociales en la resolución de los problemas y que, como mínimo:

  • Integre y renueve la normativa de prevención del consumo de alcohol del año 2010, reforzando las limitaciones en el campo de la publicidad.
  • Incorpore restricciones a la publicidad y al acceso a los menores a tabaco y cigarros electrónicos equiparables a las previstas para las bebidas alcohólicas e introduzca medidas de sensibilización y prevención relativas a los perjuicios sanitarios del consumo de cigarros electrónicos.
  • Establezca medidas de prevención específicas para menores respecto a otras sustancias adictivas, que complementen a las establecidas de manera general en la Ley de Galicia sobre drogas.
  • Instaure por primera vez en la legislación gallega medidas de prevención de otras adicciones sin sustancia relacionadas con el uso de las tecnologías digitales y, en particular, con las relacionadas con el uso de las redes sociales y los videojuegos".

Objetivos:

Actualizar los criterios y los principios que dan soporte a las medidas de prevención de las conductas adictivas que desarrollan tanto las Administraciones públicas como el resto de entidades, organizaciones e instituciones que realizan su labor en este ámbito.

Introducir limitaciones a la venta y al suministro, al consumo y a la publicidad, a la promoción y al patrocinio de las principales sustancias psicoactivas, como medidas que darán soporte a los cambios que se le piden a la sociedad y que implican superar actitudes de permisividad y normalización de su consumo, así como medidas específicas respecto a otras sustancias psicoactivas.

Instaurar, por primera vez en la legislación gallega, medidas de prevención de otras adicciones sin sustancia y de la problemática ocasionada por el uso de las tecnologías digitales y, en particular, con las relacionadas con el uso de las redes sociales y los videojuegos.

Posibles soluciones, alternativas, regulatorias y no regulatorias:

Para evitar los trastornos adictivos (con o sin sustancia), desde los años 90 se han diseñado e implantado diversos programas de prevención (universal, selectiva o indicada) en distintos ámbitos (escolar, familiar, juvenil, laboral o comunitario). Estos programas están basados en la evidencia científica disponible.

Por otra parte, hace una década surgió una nueva manera de concebir la prevención: la prevención ambiental. Este nuevo paradigma promueve estrategias que pretenden alterar las normas y los ambientes físicos, sociales y económicos sin basarse únicamente en la persuasión. Se centra en influir en toda la comunidad más que en intentar inducir a las personas a que cambien su conducta. De ahí que las estrategias ambientales pueden ser macro (restringiendo la disponibilidad de ciertas sustancias mediante disposiciones legales) o micro (promoviendo normas y estilos educativos en el ambiente familiar).

Los dos abordajes son complementarios y necesarios. Por eso, se formula en este momento el avance hacia una mejora en la normativa referida a las adicciones y la consecuente protección de la ciudadanía.

Rango de la norma:

Ley

Aportaciones y opiniones recibidas: 16